Reflejos.

A la caida de la tarde siempre es un placer pasear la ribera. Los juegos de luces, los contrastes, las sombras son casi pinturas impresionistas. Una belleza para los sentidos el rumor del agua, el olor del tomillo y la higuera, la luz del atardecer.

Añadir nuevo comentario