Por la Zambrana.

Desde la alquería de Erías sale la pista forestal que nos conducirá hasta el puentecillo que salva la confluencia de los arroyos de la Osa y la Perrubio que dan lugar al arroyo de la Zambrana. Desde allí se toma la vereda de la izquierda que sigue el cauce de la Perrubio. Entramos entonces en el paisaje puramente hurdano, pizarra y agua, tejos, acebos, fresnos, encinas centenarias abriéndose paso entre la piedra, veredas de cabrero entre los brezos, senda del jabalí... hasta llegar a la cascada de la Perrubio. Allí sonido de agua transparente, luz y sombra entre los viejos árboles, naturaleza en estado puro.

Añadir nuevo comentario