En el Clavilejo.

Las lluvias del otoño han vuelto a llenar los arroyos que bajan sonando garganta abajo.

Añadir nuevo comentario