El Entorno

Nuestras casas están ubicadas en el núcleo más antiguo de la alquería de Las Erías, una pequeña población de apenas setenta habitantes. Enclavada en el corazón de la comarca de Las Hurdes: el hermoso valle del Esperabán, en el municipio de Pinofranqueado. A sólo 200 metros, se encuentra la magnífica piscina natural.

La alquería de las Erías es una de las que mejor conservan la peculiar arquitectura hurdana, y donde aún perviven con plena vigencia los usos y modos de vida tradicionales, mostrando la estrecha simbiosis entre el hombre y el paisaje. Así, es posible observar y disfrutar del cotidiano devenir de la actividad agropecuaria, sus fiestas y tradiciones, ya que el que llega es siempre acogido con simpatía y amabilidad por sus gentes.

Es un entorno perfecto para la práctica del senderismo y mountain-bike por los numerosos caminos tradicionales o para la observación de la fauna y flora autóctonas. También pueden realizarse excursiones no sólo por la comarca de Las Hurdes, muy próximas están las atractivas poblaciones de La Alberca, Coria, Hervás, Ciudad Rodrigo… y las comarcas vecinas de Tierras de Granadilla y Sierra de Gata.